Derechos de las mujeres víctimas de violencias

 

Todas las entidades que intervienen en los procesos de atención a las violencias contra las mujeres deben reconocer y garantizar los derechos de las mujeres víctimas de este delito. Estos derechos -reconocidos en la legislación nacional- deben ser tenidos en cuenta en todo tipo de actuaciones y procedimientos por parte de las autoridades administrativas, judiciales, de salud, de policía, entre otras:
Los derechos de las mujeres víctimas de violencias son:

  1. Recibir un trato humano, respetuoso y digno.

  2. Expresar todas las opiniones, necesidades y temores que surjan en el proceso de atención.

  3. Recibir atención integral, oportuna especializada y de calidad.

  4. Recibir asistencia jurídica gratuita y especializada.

  5. Recibir información clara y completa sobre sus derechos y mecanismos y procedimientos para hacerlos efectivos.

  6. Decidir voluntariamente si quiere ser confrontada con el agresor en cualquier espacio de atención y en los procedimientos administrativos, judiciales o de otro tipo.

  7. Autorizar los exámenes médico-legales en caso de violencia sexual y escoger el sexo del médico que brindará la atención.

  8. Recibir información clara, completa, veraz y oportuna frente a los derechos sexuales y reproductivos, incluida la Interrupción Voluntaria del Embarazo –IVE-.

  9. Ser tratada con reserva de identidad al recibir asistencia médica, legal o asistencia social. También se deben tratar con reserva los datos de los familiares.

  10. Acceder a asistencia gratuita por un traductor o intérprete en caso de hablar una lengua distinta al español y no poder percibir el lenguaje por los órganos de los sentidos.

  11. Recibir asistencia médica, psicológica, psiquiátrica y forense especializada e integral.

  12. Acceder, junto con sus hijos e hijas, a las medidas de protección y atención que contempla la Ley 1257 de 2008.

  13. Acceder a la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición de los hechos violentos.

  14. A la estabilización de su situación a través de acceso preferencial a cursos educativos, o si es niña o adolescente, el reingreso al sistema reeducativo o su acceso a seminternados o intervenciones de apoyo.

                                      (Ley 1257 de 2008, Artículos 8 y 20; Ley 906 de 2004, Artículo 11; Ley 360 de 1997 Artículo 15; Ley 1719 de 2014 Artículo 13)